Don Francisco – un gran científico social

Hace más de un año falleció el Dr. Francisco Escobar, mejor conocido como “don Francisco” por las masas en Costa Rica, dejando atrás un legado epistemológico y educativo profundo y variado.

Don Francisco poseía un don particular con las palabras. Era capaz de reducir el problema más complejo al lenguaje común que todos podían comprender. De una forma muy sencilla y con un exquisito sentido del humor, siempre motivaba a pensar a la gente. Su enorme sonrisa y su voz profunda cautivaban a los que veían y escuchaban sus discursos provocadores. Por lo mismo, todos los medios de comunicación, sea televisión, radio o periódicos, hacían fila para entrevistarlo.

Tenía el mismo talento para escribir. Redactó un sin número de columnas en distintos periódicos de Costa Rica. Publicó muchos libros en distintas editoriales de diferentes países. Ganó el premio nacional con su novela Allá por la Carpintera.

Utilizaba todos los medios, sea hablando o escribiendo, para educar a las masas. Con igual vigor y el mismo altruismo, intentaba socorrer a la gente. Nunca rechazaba a un estudiante que necesitaba a un tutor para una tesis de licenciatura, maestría o doctorado. Proveía trabajo en su casa, sea para lavar su auto o cortar su césped, a cualquier persona pobre que conocía en la calle. Hacía un esfuerzo enorme para sacar dinero de sus bolsillos para entregarlo a quien se lo pidiera en cualquier semáforo. La lista es larga.

Fue director de sociología y de periodismo en la Universidad de Costa Rica. Enseñó en un gran número de universidades, incluyendo las famosas Cornell y Emory. No discriminaba entre universidades y colegios. Aceptaba todas las invitaciones para enseñar, o simplemente para impartir una charla. Viajaba por todo el país para dar conferencias. Aprovechaba cualquier oportunidad con el fin de enseñar.

Menos conocido fue su lado científico, fuera de los medios académicos. Fue investigador principal para la Organización Mundial de la Salud. Realizó sus estudios doctorales en sociología en Estados Unidos, bajo la tutoría del gran filósofo de la ciencia y epistemólogo Filmer S. C. Northrop de la Universidad de Yale, de quien aprendió a hacer investigación científica. Esa rigurosidad científica siempre dominó su pensamiento a la hora de escribir y hablar. Pasó toda su vida intentando llevar su conocimiento científico, su entendimiento de los problemas nacionales y sugerencias de solución a su gente en Costa Rica y al resto de Latinoamérica. Luchó por la democratización de la investigación científica, del conocimiento y de los programas de doctorado.

Don Francisco vivió de acuerdo con lo que predicaba: amor, solidaridad y ciencia. Enseñó con palabras y con actos. Dio más de lo que recibió. Académicos, estudiantes, empresarios, profesionales, políticos, amas de casa aprendieron de él. Dejó un gran legado de servir, ayudar y educar.

Bir Cevap Yazın

Aşağıya bilgilerinizi girin veya oturum açmak için bir simgeye tıklayın:

WordPress.com Logosu

WordPress.com hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Çıkış  Yap /  Değiştir )

Google fotoğrafı

Google hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Çıkış  Yap /  Değiştir )

Twitter resmi

Twitter hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Çıkış  Yap /  Değiştir )

Facebook fotoğrafı

Facebook hesabınızı kullanarak yorum yapıyorsunuz. Çıkış  Yap /  Değiştir )

Connecting to %s