Panorama de los mercados e inversión de tecnología en etapa temprana

Las fluctuaciones y las correcciones recientes en los mercados son una causa de preocupación para los inversionistas, y una oportunidad de reflexión para todos. A continuación, se presenta un resumen de los acontecimientos en los mercados de capital y la economía, junto con el estado actual y las expectativas, con una perspectiva de las inversiones de tecnología en etapa temprana.  

¿Tecapolipsis, recesión prolongada o rasguño?

Hemos estado anticipando una corrección, una crisis o una recesión en la economía y en los mercados desde hace varios años. La razón es sencilla. No ha habido una década sin recesión en los últimos cien años. La Gran Depresión de los treinta duró casi cuatro años. La Gran Recesión del 2008 duró año y medio, con efectos más duraderos sobre la economía en áreas como el empleo y la producción. Hubo un período de contracción por lo menos cada década entre estas dos fases. 

Por un lado, lecciones aprendidas en el pasado han motivado a los gobiernos en todo el mundo a tomar acciones más rápidas para que estas crisis no persistan. El estímulo de la pandemia es un ejemplo ilustrativo. La recesión del Covid-19 duró solamente dos meses. Por otro lado, a pesar de que estos períodos de declive típicamente duran menos de un par de años, y a menudo un año o menos, no hay garantía de que las contracciones futuras se comporten de la misma forma. 

Desempeño de los índices de las acciones cotizadas

El desempeño de algunos índices indicativos de las acciones cotizadas en las bolsas de valores desde sus picos hasta hoy es el siguiente:

  • S&P 500 (noviembre 2021 – diciembre 2022): -19%
  • Nasdaq (noviembre 2021 – diciembre 2022): -33%
  • Wisdom Tree Cloud Computing ETF (noviembre 2021 – diciembre 2022): -61%
  • Goldman Sachs (GS) non-profitable technology index (febrero 2021 – diciembre 2022): -76%
  • ARK Innovation ETF (febrero 2021 – diciembre 2022): -79%

El índice que puede ser más indicativo para las inversiones privadas de tecnología en etapa temprana es el GS non-profitable technology index, el cual llegó a su punto más alto en febrero del 2021. En este momento está un 76% por debajo de ese nivel. Este índice aumentó por 461% desde su nivel en marzo del 2020 (inicio de Covid) hasta su pico en febrero del 2021. 

Ahora ha regresado a su nivel pre-2020, lo cual nos hace pensar que la mayoría de la espuma que se construyó en las valoraciones está corregida en el sector de las acciones cotizadas en las bolsas. Por supuesto, esto no significa que el período de decadencia en este segmento haya terminado ya que estos mercados tienen una tendencia de sobrerreaccionar en ambas direcciones. 

Dinero apretado y la nueva coyuntura 

Durante la crisis financiera global del 2008-2009, los bancos centrales bajaron los tipos de interés para reanimar las economías. Los tipos bajos y la moneda barata inundaron los mercados privados, incluidos los de capital privado, de bienes raíces, de infraestructura y de capital de riesgo. 

Luego de este período alcista prolongado de los mercados, las tasas de inflación se han disparado últimamente. Uno de los problemas con este aumento en los precios es que el crecimiento económico no es la razón principal. Factores citados incluyen el shock de los commodities, la crisis de las cadenas de suministro, y la escasez y los altos costos de la mano de obra, los cuales son realmente causas de un desempeño débil para las empresas.

El aumento dramático en las tasas de inflación en el pasado reciente ha motivado a los dirigentes de los bancos centrales a tomar medidas. El ajuste cuantitativo es el más empinado en décadas, al igual que el aumento en los precios al por menor. Se espera que la Reserva Federal de los Estados Unidos aumente sus tipos de interés al 5% en 2023. Los bancos centrales están vendiendo los bonos soberanos que habían comprado antes para reactivar las economías. Consecuentemente, los índices han bajado significativamente. El valor de los bienes raíces está cayendo. Los precios de las acciones de tecnología tienen una tendencia bajista, incluídos los de las empresas más grandes de tecnología. Las valoraciones de cripto están en el suelo. 

Implicaciones para la inversión privada de tecnología en etapa temprana

Los inversionistas buscarán estrategias resistentes a la inflación a corto plazo. Los fondos soberanos de inversión y los de las universidades (endowments) son dos ejemplos de inversionistas que han incrementado la cuota de activos privados en sus portafolios. El panorama actual provoca que muchos inversionistas reformulen sus portafolios, lo cual exacerba el aprieto de capital en los mercados privados. 

Hay implicaciones de todos estos acontecimientos y medidas que mencionamos para los inversionistas y las empresas de tecnología en etapa temprana. Primero, el valor presente del ingreso futuro disminuye. Los startups de tecnología ofrecen un valor potencial significativo gracias a las expectativas de ganancias más distantes en el horizonte, el cual se vuelve menos atractivo en el ambiente actual de tipos de interés más elevados. Estas ganancias futuras esperadas valen menos hoy que el año pasado ya que se las descuentan por tasas más altas. Segundo, una desventaja adicional puede ser para las empresas intensivas en capital, que gastan más efectivo, porque los inversionistas se alejan de ellas en coyunturas económicas negativas. En este entorno, es importante llegar a tener utilidades y generar efectivo lo más pronto posible. 

Otro fenómeno interesante, pero esperado, es el hecho de que mientras los índices de los mercados públicos de valores han bajado considerablemente, no se puede decir lo mismo del capital privado, donde no se observan reducciones oficiales significativas. Se espera que el 2023 sea un año en el que las empresas de capital privado y los gerentes de capital de riesgo se actualicen y anuncien pérdidas más sustanciales. Prácticamente nadie es inmune por completo a esta coyuntura bajista. 

Una crisis de liquidez o de capital prolongada puede ser una razón crucial de bancarrota para las empresas de etapa temprana. Les toma a la mayoría de esas firmas varios años para empezar a generar ingresos, encontrar el acoplamiento de producto-mercado, y llegar a tener balances positivos de flujo de efectivo. Sus hermanas mayores que tienen sus acciones cotizadas en la bolsa, las cuales han celebrado sus ofertas públicas últimamente, han recibido ya una paliza por los inversionistas nerviosos. 

Argumentos positivos 

En el lado positivo, los retornos esperados son más altos para aquellos inversionistas pacientes que tengan capital fresco, gracias a las valoraciones reducidas en los mercados.

A pesar del panorama oscuro en el corto y mediano plazo y de las preocupaciones para el largo plazo, hay razones para creer que el futuro es más brillante que el sentimiento general actual. Los que abogan por esta idea citan argumentos que parecen creíbles en apariencia. Muchos esperan que diversos factores limiten el alza de los tipos de interés en el largo plazo y relajen las tensiones en las economías.

El envejecimiento de las poblaciones es un factor. Hay razones convincentes para creer que el fenómeno de la abundancia de capital regresará después de la conmoción y el pánico iniciales de corto a mediano plazo en los mercados. Los problemas de las cadenas de suministro globales motivan a las empresas a invertir más para fortalecer y diversificar sus fuentes y mecanismos de suministro. Hay un optimismo creciente sobre el potencial de las nuevas tecnologías para fomentar el resurgimiento de la productividad. La transformación digital está lejos de completarse. La urgencia y la presión para controlar el calentamiento global es un factor esencial que anima las inversiones. 

Tarea de los inversionistas

La economía no es una ciencia exacta. Los economistas se equivocan en la mayoría de sus predicciones. Es difícil predecir el futuro económico. 

La burbuja de la internet de los años noventa es un ejemplo ilustrativo de los pensamientos positivos. Hacia el final de esa década, economistas prominentes se apresuraron a argüir que entonces era diferente y que la bonanza económica duraría por un tiempo mucho más largo gracias, entre otras cosas, a la productividad que proveían las inversiones de tecnología del pasado reciente. Poco después, la burbuja puntocom estalló. Algunos años después, llegó la Gran Recesión, una de las peores declinaciones en la historia económica estadounidense. 

Hay argumentos persuasivos a favor y en contra de un período prolongado de aprieto de capital o de volver a los buenos tiempos relativamente rápido. Mientras tanto, la turbulencia en los mercados y el panorama económico negativo continúan. ¿Entonces, cómo afectará esta coyuntura la inversión de etapa temprana y las valoraciones? ¿Habrá una recesión prolongada pronto?

La tarea principal de los inversionistas de empresas de tecnología en etapa temprana no es especular o decidir si una recesión oficial es inminente o si durará mucho tiempo. Es tomar las medidas necesarias en caso de que suceda y perdure, mientras modifican sus estrategias constantemente para maximizar el retorno de su capital.   

Nota: Sería ético citar la fuente si se va a usar una parte o la totalidad de este artículo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s